Skip Navigation LinksEquipo Paz Gobierno > Prensa > Noticias > Delegación del Gobierno en La Habana defendió ante la Corte Constitucional el Plebiscito

Noticias

26/05/2016 0:00

Delegación del Gobierno en La Habana defendió ante la Corte Constitucional el Plebiscito

“El detonante y el punto nodal de la transición es la refrendación, es la voz colectiva de los colombianos: Sergio Jaramillo.

“El reciente acuerdo sobre blindaje jurídico no puede interpretarse como una actitud del Gobierno para debilitar el compromiso de permitir que los ciudadanos tengan la última palabra”: Humberto de la Calle

Bogota, mayo 26 de 2016.

Foto: Omar Nieto Remolina (OACP)
 Ante los magistrados de la Corte Constitucional y luego de la intervención del Presidente de la República Juan Manuel Santos que pidió declarar exequible el Plebiscito, el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, y el jefe de la delegación del Gobierno, Humberto de la Calle, argumentaron ante el alto tribunal por qué el Plebiscito es el mejor camino para legitimar los acuerdos que resulten de La Habana.  
 
“El detonante y el punto nodal de la transición es la refrendación, es la voz colectiva de los colombianos que viven en Bogotá, Cali o Medellín. Pero también de los que viven en El Tarra o El Catatumbo”, dijo el Comisionado.  
 
“Los colombianos deben tener la última palabra. Así quedó consignado en el Acuerdo General de agosto de 2012 y así lo anunció el Presidente en septiembre de ese año. Este es un principio elemental: lo que toca a todos, todos los deben aprobar y nada toca más a los colombianos que la paz. Por eso sorprende que algunos argumenten que la paz no se puede refrendar por ser esta un derecho fundamental”, agregó.
 
Enseguida dijo que por esa razón el Gobierno promovió un mecanismo especial. “Ya lo he dicho: es la refrendación la que marca el inicio simbólico de la transición”. Recordó que la concepción del Gobierno del fin del conflicto de los acuerdos de La Habana no se reduce a un pacto militar, a un acuerdo entre élites como han dicho algunos.
 
“El fin definitivo del conflicto y la garantía de su no repetición o de su degeneración en otras formas de violencia requiere poner en marcha una serie de planes y programas de gran envergadura en una lógica de integración territorial derivados de los puntos de la agenda, que es una agenda ceñida a una lógica de no repetición. No pretendemos imponerle a nadie desde La Habana esa visión, y tampoco pretendemos estar más allá de cualquier equivocación. Bienvenidas las críticas. Serán los colombianos los que decidan sobre la conveniencia de los acuerdos”, dijo.
 
“Por respetable que sea la abstención con condiciones de normalidad no es el momento de promoverla, no es el momento de rehuir el debate, no es el momento de llamar a la resistencia civil”, puntualizó.
 
Por su parte el jefe de la delegación del Gobierno,  Humberto de la Calle, defendió la constitucionalidad del mecanismo del Plebiscito. "Por fuera de la utilería que se deriva de la ley que ahora se examina, ¿cómo podría ser inconstitucional peguntar al cuerpo ciudadano por su aceptación o rechazo de un Acuerdo Final con una guerrilla en armas? Por el contrario, nada podría estar ubicado con mayor holgura en el corazón de la más íntima fibra del constitucionalismo democrático y participativo que un procedimiento de esa naturaleza”.
 
En su intervención ante la Corte Constitucional, De la Calle reiteró que el acuerdo sobre el blindaje jurídico, puesto a consideración del Congreso de la Republica, no debilita el mecanismo de refrendación: “Es el momento de reiterar que el reciente acuerdo sobre blindaje jurídico no puede interpretarse como una actitud del Gobierno para debilitar el compromiso de permitir que los ciudadanos tengan la última palabra”.
 
Finalmente, el jefe de la delegación reiteró la importancia para todos quienes han participado directa o indirectamente del conflicto, de dar seguridad al acuerdo para la finalizar el conflicto con las Farc. “Es una necesidad para todos. Vale tanto la seguridad jurídica del guerrillero, como la del agente del Estado descarriado en las vicisitudes del conflicto y la del tercero financiador de graves crímenes. Y es también un valor importante para la  organización estatal. Ya en el pasado tuvimos que dictar lo que se llamó ‘el reindulto’, producto precisamente de fallas en la garantía de estabilidad”.

Intervención completa de Humberto de la Calle
 

Intervención completa de Sergio Jaramillo